Cuidados Caninos

No solo tendrá que darle de comer y beber a su nuevo compañero, también requiere de atención, tiempo y educación. Ello supone una gran responsabilidad y cierta información. Aquí encontrareis una sección para apoyar y dar consejos sobre la educación y los cuidados que necesita tu perro.

INDICE

1. Alimentación

2. Vacunas

3. Desparasitación

4. Esterilización

5. Un buen paseo

1. ​ALIMENTACIÓN

 

Hasta los cuatro meses el perro deberá comer cuatro veces al día, hasta los ocho meses tres veces al día, hasta el año y medio dos veces al día y en la adultez una vez diaria.

 

Los veterinarios siempre recomiendan el alimento a la venta en el mercado en vez del casero, pues la comida comercial contiene todos los nutrientes que tu perro necesita de forma balanceada, sin condimentos o excesos que podrían dañar su salud. Siempre debes dar a tu perro la comida que corresponda a su edad, hay alimento para cachorros, para perros grandes, medianos y pequeños, actualmente las opciones son variadas, creando productos cada vez más específicos.

 

En cuanto a las porciones debes saber que esto variará en función al tamaño y la actividad física de tu perro, si sale a correr todos los días, si quema muchas calorías, si es más bien sedentario... entre otros factores.

 

Algunos alimentos caseros pueden ser nocivos para nuestro animal: el chocolate, la cebolla, las golosinas, los huesos de ave y de conejo... e incluso algunos perros presentan intolerancia a la lactosa.

2. VACUNAS

 

Un calendario de vacunaciones correcto es imprescindible para preservar la salud de nuestro perro. Las principales enfermedades infecciosas contra las que se vacuna son: el moquillo, la parvovirosis, la hepatitis canina, la leptoriosis y la rabia.

 

No es recomendable vacunar a un animal enfermo, por lo que para evitarlo es recomendable hacer antes un estudio clínico. Otro aspecto a tener en cuenta antes de comenzar con el calendario de vacunaciones es que el perro esté desparasitado. La primera vacuna para las cuatro primeras enfermedades, es recomendable llevarla a cabo antes de las ocho semanas de edad. 

 

Para conseguir una correcta inmunidad, hay que realizar una segunda, e incluso, en algunas razas, una tercera aplicación de las vacunas en las primeras 15 semanas de edad. Al cabo del año hay que hacer una re-vacunación. Si el riesgo de contagio es muy alto, hay que vacunar al perro anualmente de: leptospirosis, bordetela bronquisética o de parainfluenza canina.

 

A partir de los 45-50 días: Parvovirosis
A partir de los 50-60 días: Trivalente
A partir de los 90 días: Rábia

La vacuna contra la parvovirosis y la trivalente (moquillo, hepatitis vírica y leptospirosis) se administran en dos dosis cada una, alternándose en intervalos de 15 a 20 días. Después, hará falta una revacunación anual contra parvovirosis, trivalente y rábia (recomendado).

3. DESPARASITACIÓN

 

La desparasitación comienza cuando el perro tiene entre 21 y 30 días y continúa de por vida, variará según el estilo de vida que lleve, su estado sanitario o los productos antiparasitarios que utilices. El veterinario no aplicará las mismas pautas de desparasitación con un cachorro que viva en la ciudad y con otro que viva en el campo. Este último está más expuesto al contagio de parásitos de otros animales de ganadería, como vacas u ovejas, así como otros canes, por lo que la desparasitación será más frecuente. La periodicidad habitual para desparasitar al perro oscila entre 30 días y tres meses, excepciones aparte. Un cachorro que no está desparasitado puede padecer enfermedades y retrasar su desarrollo normal. Pero además, un perro contagiado de parásitos puede contagiar a las personas que conviven con él.

4. ESTERILIZACIÓN

 

Alrededor de la esterilización existen muchos prejuicios, algo que convierte a España en uno de los países con una de las tasas de esterilización más bajas de Europa. Muchos dueños de animales desconocen que con la esterilización se consigue reducir el riesgo de infecciones uterinas, tumores de mama, quistes ováricos y se evitan las complicaciones postparto, así como los embarazos psicológicos y los cambios en el carácter de la perra, cuando está en celo. La castración o esterilización además es el modo más eficaz de frenar el instinto sexual de perros y perras. 

 

  • La castración consiste en la extirpación quirúrgica de las glándulas sexuales, es decir los testículos en los machos y los ovarios en el caso de las hembras. Esta operación conlleva la esterilidad del individuo, es decir la ausencia de actividad sexual. Por ejemplo el macho no puede montar a la hembra y desaparecen las conductas sexuales secundarias, por ejemplo no se produce marcaje territorial. 

  • En el caso de la esterilización, el objetivo se centra en evitar la fertilidad del animal a través de la cirugía. Si se desea, se conservan los testículos o en el caso de las hembras los ovarios y por lo tanto la conducta sexual queda intacta. 

La esterilización es, además, el modo más eficaz de frenar el abandono de animales -más 110.000 perros cada año en España, según un estudio de la Fundación Affinity-. En nuestro país la mayoría de las personas tiene la falsa creencia de que perros y gatos necesitan reproducirse por lo menos una vez. 

 

Como cualquier procedimiento quirúrgico y anestésico hay riesgos, pero estos se ven asociados a la edad del paciente, estado de salud, sensibilidad a los medicamentos y anestésicos utilizados, así como la habilidad del medico veterinario e instalaciones disponibles para realizar el procedimiento adecuadamente. Normalmente el riesgo en un perro sano y joven es extremadamente bajo. Esto no quiere decir que si tú perro es viejo no lo debes esterilizar, pero probablemente requiere de cuidados anestésicos mayores y una evaluación pre-quirúrgica amplia.

5. UN BUEN PASEO

 

Tener un perro conlleva una serie de responsabilidades y una de ellas es sacarlo a pasear a diario, no sólo para que haga sus necesidades sino para que también haga ejercicio, se socialice con otros animales y personas y se acostumbre a los ruidos. Por otra parte, antes de incorporar un perro a la familia es primordial plantearnos qué tipo de perro es el que mejor se adapta a nuestro estilo de vida, es decir, en función de nuestras costumbres, qué perro encaja mejor con nosotros. Cada perro es un mundo y si no le proporcionamos lo que necesita, puede que no tenga un buen desarrollo y eso se manifieste en forma de ansiedad, aburrimiento o agresividad. Aquí van algunos consejos para conseguir el paseo perfecto:

 

  • Es muy recomendable que sigas una rutina diaria de salidas, lo que hará que tu perro siga una disciplina y lleve su vida con cierto orden. No existe un número determinado de paseos ni una duración exacta, ya que cada perro es distinto y tiene unas necesidades diferentes. 

  • Antes de salir de casa asegúrate de que tu perro esté tranquilo. Es normal que se sientan ansiosos y agitados cuando llega el momento de pasear, pero es aconsejable que te esperes unos minutos frente a la puerta para darles tiempo a tranquilizarse. Lo suelen aprender rápido ya que el premio es el propio paseo.

  • Lo mas recomendable son los espacios abiertos donde pueda correr, olfatear y andar libremente. Siempre que fuera posible y tu perro te lo permita, es recomendable dejarlo suelto. De esta manera el perro puede andar libremente e investigar por la zona. Es muy importante insistir que es mas importante la calidad de los paseos que el tiempo que le dedicamos, ya que es mejor un paseo de 30 minutos donde nuestro perro anda suelto y juega con otros perros que un paseo de 1 hora por la ciudad con la correa puesta.

  • Buscaremos sitios donde haya otros perros con los que pueda relacionarse, ya sean conocidos como nuevos. Jugando con otros perros realizará mucho mas ejercicio que el que podremos proporcionarle nosotros. 

  • Si no queremos llevarlo suelto podemos servirnos de correas largas (de unos 5 metros) lo que da a tu perro cierta movilidad extra, pero que nos permite tenerlo controlado en todo momento. 

  • Si te gusta correr o patinar o ir en bicicleta, ¿porque no aprovechas para llevarte a tu perro? Es un buen momento para que los dos compartáis un poco de ejercicio juntos.

  • La posición importa. Caminar por delante de tu perro te permite ser visto como el líder de la manada. De manera contraria, si tu perro te controla durante el paseo, él es el líder de la manada. Debes ser el primero en salir y el primero en entrar. El perro debe ir a tu lado o detrás de ti durante el paseo.

  • Si tu perro ladra o se enfada con otros perros transeúntes no intentes calmarlo con caricias o palabras delicadas, si no interpretará que es la actitud que te gusta que tome. Hazle saber que sus acciones no son las correctas con negaciones cortas y prémialo cuando se mantenga tranquilo y relajado.

  • En los meses de verano ten especial cuidado con tu perro, los perros sufren mucho las temperaturas altas y tu perro puede sufrir un golpe de calor que puede ser mortal. Por ello te aconsejamos que limites el tiempo de tus paseos y que los realices en horas donde el sol no es tan directo. Evita siempre salir al mediodía. No dejes a tu perro atado en un sitio que le dé el sol, aunque sólo sean unos minutos, puede sufrir mareos, busca siempre la sombra y un lugar seguro donde dejar a tu perro.  También te recomendamos que lleves una botella con agua para que tu perro pueda beber en caso de que no haya una fuente disponible.