Consejos al adquirir un perro

Debes sopesar los pros y los contras de tener un perro y saber que su cariño compensará con creces los inconvenientes, no es un capricho sino una decisión madurada, si te has informado bien, ha llegado el momento de empezar la búsqueda de tu amigo, pero... ¿Por dónde empezar?

Debemos tener en cuenta diversos factores como si deseamos un cachorro o un perro adulto, si es importante que sea de pura raza o preferimos acoger a un perro abandonado, etc. En este sentido existen opciones para todos los gustos y bolsillos. 

En los albergues y protectoras de animales se encuentran perros de distintas edades y con una enorme variedad de razas. En general son perros que necesitan un hogar y que se muestran ansiosos por recibir cariño, ya que muchos de ellos han vivido duras experiencias. Si elegimos dar un hogar a alguno de estos perros necesitaremos paciencia y comprensión pero recibiremos a cambio un afecto y una lealtad incondicional que compensará todos los esfuerzos.

 

 

Tómate tu tiempo, incluye a tu familia, y considera estos puntos antes de tener un perro como mascota:

 

- Como dueño, serás el responsable de proporcionar la alimentación, albergue, compañía, ejercicio, y salud física y mental del perro y esto para toda la vida del animal. Si bien las familias deben involucrar a sus niños para que cuiden a la mascota, los jóvenes necesitan la ayuda de un adulto que esté dispuesto, sea capaz, y disponga del tiempo necesario para supervisar el cuidado diario de la mascota.

 

- La alimentación, el aseo, el ejercicio y las necesidades fisiológicas habituales de eliminación (defecar y orinar) son necesidades diarias que deben ser consideradas para mantener a un perro sano y feliz.

 

- Los cachorros requieren tiempo extra para ser educados en casa, socialización, y entrenamiento de obediencia, así como alimentación más frecuente, ejercicio, y supervisión. Considera la posibilidad de obtener un perro adulto; a menudo las mascotas adultas ya han sido entrenadas para convivir en el hogar, obedecen algunos mandatos básicos, y normalmente se adaptan muy bien a su nueva casa. 

 

- El tamaño de un perro puede afectar su longevidad: la vida del perro de raza grande tiende a ser más corta que la de un perro de raza pequeña. Los perros grandes requieren más espacio que los pequeños, y pueden ser más difíciles de mantener en un apartamento o piso. Sea cual sea el tamaño de tu perro, debes proporcionarle acceso al aire libre varias veces al día para satisfacer sus necesidades fisiológicas habituales como orinar, defecar y hacer ejercicio.

 

- Un perro sano debe tener los ojos lúcidos, resplandecientes; el pelaje limpio y brillante y no debe verse demasiado delgado, ni demasiado gordo, o mostrar señales de enfermedad, como descarga nasal o diarrea. Al escoger un perro, elige uno que sea activo, amistoso, curioso, y que no te tenga miedo. El perro debe aceptar el manejo amigable y no debe mostrar señales de agresión. El temperamento de los padres de un cachorro puede ser una indicación de su propio comportamiento en el futuro.

INDICE

 

1. Selección de la raza

2. Selección del sexo

3. Ley PPP

1. SELECCIÓN DE LA RAZA

 

Los perros pueden tener formas, tamaños y personalidades muy distintos. Así que puedes estar casi seguro de que hay un perro adecuado para ti.

Busca entre los distintos grupos a tu perro ideal.

 

- Perros pastores (con una gran actividad): 

Criados para el pastoreo de ovejas, ganado vacuno e incluso renos, en este grupo de perros pastores están el Border Collie, el Antiguo Perro Pastor Inglés y el Samoyedo. Son muy leales y más felices cuando hacen cosas útiles. Con su gran resistencia a la intemperie, no querrán pasarse el día tumbados a tus pies. Pero si eres de los que les gusta el aire libre y estás dispuesto a muchos largos paseos y mucho adiestramiento, te irá bien.

 

- Perros utilitarios (les encanta trabajar): 

Este grupo mixto está formado por perros criados originalmente para realizar tareas muy específicas. Por ejemplo, el Lhasa Apso fue criado para guardar los monasterios tibetanos, mientras que el Dálmata acompañaba originalmente a los carruajes tirados por caballos. Encontrarás grandes personalidades en este grupo, como el Bulldog, el Schnauzer y el Shih Tzu.

 

- Perros muy pequeños (con una gran personalidad): 

Si quieres mucha personalidad en un envase pequeño, un perro del grupo de razas muy pequeñas es para ti. Desde el Yorkshire Terrier hasta el Pomeraniano, y desde el Maltés hasta el Pequinés, estos pequeños personajes se muestran rápidos es reclamar y defender sus derechos. Si buscas un compañero jovial que vivirá contento en un espacio más pequeño y que no exija dos paseos al día, son perfectos para ti.

 

- Perros de rastro (les encanta buscar cosas): 

Desde el Dachshund hasta el Deerhound, y desde el Basset hasta el Beagle, hay perros de rastro de todas las formas y tamaños. Todos ellos tienen también grandes destrezas para cazar utilizando la vista o el olfato. Y con ejercicio suficiente y muchos juegos, hay por ahí un sabueso al que le encantaría ocupar un lugar en tu maletero.

 

- Perros trabajadores (buscan, rescatan y guardan): 

Piensa en el Boxer, el Mastín, el Husky y el San Bernardo. Estos perros no son nunca tan felices como cuando hacen algo útil, por lo que los verás a menudo como perros de policía o perros de búsqueda y rescate. Adiéstralo bien y tu familia tendrá un amigo y un protector para toda la vida.

 

- Terriers (les encanta cavar hoyos): 

“Terra” significa tierra, y a estos perros pequeños y joviales les encanta cavar hoyos. Tienen un instinto de presa muy fuerte y les gusta decir la última palabra. Así que si tienes algún espacio en casa donde puedan cavar (y no tienes un hámster como animal de compañía), un Jack Russell, un Fox Terrier o un Staffordshire Bull Terrier pueden ser razas adecuadas para ti.

 

- Perros de caza (les encanta cobrar piezas): 

Setter, Pointer, Labrador, Retriever y Spaniel son todas ellas razas criadas originalmente para ayudar a sus dueños cuando salían de caza. Son leales, les gusta aprender y (casi siempre) están deseosos de agradar, por lo que son excelentes perros de familia. Los Perros Guía y otros perros de asistencia suelen estar también en este grupo. Si procuras que tu perro de caza haga suficiente ejercicio, tendrás un amigo con una buena naturaleza para toda la vida.

2. Selección del Sexo

 

Una de las mayores dudas que se le plantea a un futuro propietario a la hora de adoptar a un perro es si adoptar un macho o una hembra. Está claro que el sexo y la genética determinan el carácter y temperamento que tiene un perro. Ahora bien, tanto un macho como una hembra castrada, no difieren tanto en sus diferencias, ya que las diferencias de género vienen obviamente dadas por una cuestión hormonal. Para poder aportar algo de luz y aclarar esta cuestión, vamos a enumerar las características de cada género.

perras (hembras)

 

- Suelen ser más cariñosas y hogareñas que los machos.

 

- Suelen pesar y medir menos que los machos de su misma raza.

 

- Es tan buena guardiana como el macho.

 

- Suelen adaptarse mejor a los hogares con niños.

 

- Entra en celo dos veces al año, a no ser que la esterilices.

 

- Suelen responder mejor al adiestramiento, por lo que aprenderá más rápido.

perros (machos)

 

- Suelen ser más dominantes que las hembras.

 

- Es más corpulento, por lo que pesa y mide más que la hembra de su misma raza.

 

- Como están en celo todo el año, debes estar al tanto de las posibles escapadas si hay una hembra en celo cerca, a no ser que lo esterilices.

 

- Suelen marcar el territorio con su orina en las proximidades de su casa, e incluso, dentro de ella (en menor medida si está esterilizado).

 

- Las hormonas masculinas determinan que sean más reacios a acatar órdenes, por lo que el adiestramiento suele costar más que con la hembra.

 

- Suele ser más territorial que la hembra.

3. LEY PPP (PERROS POTENCIALMENTE PELIGROSOS)

 

Sin duda la ley PPP (perros potencialmente peligrosos) es una de las leyes más racista, absurda e injusta de las que se rigen en este país en lo que concierne al mundo animal, echa por políticos y no por profesionales del campo.

En la ley se citan 8 razas (en algunas comunidades autónomas el número se eleva a 12) a las que se considera potencialmente peligrosas y a cuyos propietarios se les exige una serie de requisitos, uno de ellos que su amigo lleve siempre bozal, como si de un animal agresivo se tratase.

La ciencia se ha pronunciado al respecto en varias ocasiones y expertos en conducta animal de todo el mundo coinciden en que la raza no condiciona la peligrosidad de un perro. Ninguna raza se sitúa en un número estadístico significativo para determinar su mayor peligrosidad. 

 

En España además existen leyes sobre los PPP en muchas comunidades autónomas que ofrecen variaciones sobre ésta del Gobierno Central, pero no la sustituyen sinó que la complementan. Es decir, los propietarios de PPP hemos de cumplir la Ley estatal, y también la que exista en nuestra Comunidad Autónoma. Por ejemplo, en Cataluña el Akita Inu no aparece en la lista de razas, pero se le aplica igualmente la Ley de PPP porque en la estatal si que figura.

Por razas:

 

- PitBull Terrier

- Staffordshire Bull Terrier

- American Staffordshire Terrier

- Rottweiler

- Dogo Argentino

- Fila Brasileiro

- Tosa Inu

- Akita Inu.

- También son considerados PPP los animales entrenados para ataque y defensa, y los perros que hayan protagonizado algún ataque a otro animal o persona.

Por características:

 

- Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.

 

- Marcado carácter y gran valor.

 

- Pelo corto.

 

- Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 cm, altura de la cruz entre 50 y 70 cm y peso superior a 20 kg.

 

- Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con craneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas, mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.

 

- Cuello ancho, musculoso y corto.

 

- Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.

 

- Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

LICENCIA PPP

 

Para sacarte la licencia PPP debes ser mayor de edad, no presentar antecedentes penales relacionados con la agresión (es lo que más tarda en llegar, así que es lo primero que debes pedir), pasar un reconocimiento médico para asegurar tu capacidad física y psicológica (cuesta unos 40€ aunque depende mucho del centro al que asistas) y pagar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros por valor de 120.000€ (cuesta unos 70€ al año) . Una vez obtenidos todos estos permisos, el ayuntamiento nos concederá la licencia para tener perros potencialmente peligrosos. Esta licencia deberá renovarse cada 5 años.